28 Supongamos que hubiera solo cuarenta y cinco justos en vez de cincuenta. ¿Destruirás toda la ciudad aunque falten cinco?
El Señor
le dijo:
—No la destruiré si encuentro cuarenta y cinco justos allí.