5 Fue por la fe que Enoc ascendió al cielo sin morir, «desapareció porque Dios se lo llevó»
; porque antes de ser llevado, lo conocían como una persona que agradaba a Dios.