8 Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre.