4 Pues cada casa tiene un constructor, pero el que construyó todo es Dios.