5 Pero en el otro pasaje Dios dijo: «Nunca entrarán en mi lugar de descanso»
.