5 que saborearon la bondad de la palabra de Dios y el poder del mundo venidero—