7 Sin lugar a dudas, el que tiene el poder para bendecir es superior a quien recibe la bendición.