2 Allí sirve como ministro en el tabernáculo
del cielo, el verdadero lugar de adoración construido por el Señor y no por manos humanas.