15 Pero la voz habló de nuevo:
—No llames a algo impuro si Dios lo ha hecho limpio.