52 Y los creyentes
se llenaron de alegría y del Espíritu Santo.