30 Pablo también quiso entrar, pero los creyentes no lo dejaron.