22 »Ahora estoy obligado por el Espíritu
a ir a Jerusalén. No sé lo que me espera allí,