33 »Yo nunca he codiciado la plata ni el oro ni la ropa de nadie.