4 Pedro y Juan lo miraron fijamente, y Pedro le dijo: «¡Míranos!».