10 Déjenme decirles claramente tanto a ustedes como a todo el pueblo de Israel que fue sanado por el poderoso nombre de Jesucristo de Nazaret,
el hombre a quien ustedes crucificaron pero a quien Dios levantó de los muertos.