12 Golpéense el pecho con profunda pena por sus abundantes granjas
y por sus vides llenas de fruto.