22 ¡Que todo el mundo me busque para la salvación!,
porque yo soy Dios; no hay otro.