18 Ni uno de tus hijos queda con vida
para tomarte de la mano y guiarte.