20 Pues tus hijos se han desmayado y yacen en las calles,
tan indefensos como antílopes atrapados en una red.
El Señor
ha derramado su furia;
Dios los ha reprendido.