17 Pero en aquel día venidero,
ningún arma que te ataque triunfará.
Silenciarás cuanta voz
se levante para acusarte.
Estos beneficios los disfrutan los siervos del Señor
;
yo seré quien los reivindique.
¡Yo, el Señor
, he hablado!