5 Tú también darás órdenes a naciones que no conoces,
y pueblos desconocidos vendrán corriendo a obedecerte,
porque yo, el Señor
tu Dios,
el Santo de Israel, te hice glorioso».