20 En ese día, el Señor contratará a una «navaja» procedente del otro lado del río Éufrates
—el rey de Asiria— y la usará para afeitarte por completo: tu tierra, tus cosechas y tu pueblo.