9 Luego el Señor
extendió su mano, tocó mi boca y dijo:
«¡Mira, he puesto mis palabras en tu boca!