22 ¿Puede alguno de los inútiles dioses ajenos enviarnos lluvia?
¿O acaso cae del cielo por sí misma?
No, tú eres el único, ¡oh Señor
nuestro Dios!
Solo tú puedes hacer tales cosas.
Entonces esperaremos que nos ayudes.