6 Tú me has abandonado
y me has dado la espalda
—dice el Señor
—.
Por eso, levantaré mi puño para destruirte.
Estoy cansado de darte siempre otra oportunidad.