23 Señor
, tú conoces todos sus planes para matarme.
No perdones sus crímenes ni borres sus pecados;
que caigan muertos ante de ti.
En tu enojo encárgate de ellos.