1 Higos buenos y malos
Después de que Nabucodonosor,
rey de Babilonia, desterró a Babilonia a Joaquín,
hijo de Joacim, rey de Judá, junto con las autoridades de Judá y todos los artífices y los artesanos, el Señor
me dio la siguiente visión. Vi dos canastas de higos colocadas frente al templo del Señor
en Jerusalén.