31 Su grito de juicio llegará hasta los confines de la tierra,
porque el Señor
presentará su caso contra todas las naciones.
Él juzgará a todos los habitantes de la tierra,
y matará con la espada a los perversos.
¡Yo, el Señor
, he hablado!”».