3 El rey Sedequías lo había puesto allí, y preguntaba por qué Jeremías seguía dando esta profecía: «Esto dice el Señor
: “Estoy a punto de entregar esta ciudad al rey de Babilonia, y él la tomará.