8 entonces Ebed-melec salió del palacio a toda prisa para hablar con él.