47 Pero en los días venideros
restableceré el bienestar de Moab.
¡Yo, el Señor
, he hablado!».
Aquí termina la profecía de Jeremías acerca de Moab.