22 ¿No me tienes respeto?
¿Por qué no tiemblas en mi presencia?
Yo, el Señor
, con la arena defino el límite del océano
como frontera eterna que las aguas no pueden cruzar.
Las olas pueden agitarse y rugir,
pero nunca podrán pasar los límites que establecí.