2 Oh Jerusalén,
tú eres mi hija hermosa y delicada,
¡pero te destruiré!