26 Oh, pueblo mío, vístete de tela áspera
y siéntate entre las cenizas.
Laméntate y llora amargamente, como el que pierde a un hijo único.
¡Pues los ejércitos destructores caerán de sorpresa sobre ti!