29 Los fuelles soplan las llamas con furor
para quemar la corrupción.
Pero no los purifica,
ya que su perversidad permanece.