15 Dios podría matarme, pero es mi única esperanza;
voy a presentar mi caso ante él.