21 quítame de encima tu mano dura
y no me atemorices con tu temible presencia.