5 Mírenme y quédense atónitos;
tápense la boca con la mano, totalmente sorprendidos.