23 Quizá se les permita vivir seguros,
pero Dios siempre los vigila.