15 Dices que Dios no responde con enojo a los pecadores
y que no le importa mucho la perversidad.