27 Entonces sabrán que yo estoy en medio de mi pueblo Israel,
que yo soy el Señor
su Dios, y que no hay otro.
Nunca más mi pueblo será avergonzado.