11 ¡No es extraño que nuestro corazón esté lleno de temor! A nadie le queda valor para pelear después de oír semejantes cosas. Pues el Señor
su Dios es el Dios supremo arriba, en los cielos, y abajo, en la tierra.