18 En cuanto los sacerdotes que llevaban el arca del pacto del Señor
salieron del lecho del río y sus pies pisaron tierra firme, las aguas del Jordán volvieron a fluir y desbordaron el cauce como antes.