26 En esa ocasión, Josué pronunció la siguiente maldición:
«Que la maldición del Señor
caiga sobre cualquiera
que intente reconstruir la ciudad de Jericó.
A costa de su hijo mayor
pondrá sus cimientos.
A costa de su hijo menor
pondrá sus puertas».