28 Ninguno de los demás que estaban a la mesa entendió lo que Jesús quiso decir.