11 Ahora me voy del mundo; ellos se quedan en este mundo, pero yo voy a ti. Padre santo, tú me has dado tu nombre;
ahora protégelos con el poder de tu nombre para que estén unidos como lo estamos nosotros.