9 »Mi oración no es por el mundo, sino por los que me has dado, porque te pertenecen.