39 Lo acompañó Nicodemo, el hombre que había ido a ver a Jesús de noche. Llevó consigo unos treinta y tres kilos
de ungüento perfumado, una mezcla de mirra y áloe.