8 Cuando Pilato oyó eso, tuvo más miedo que nunca.