31 Mientras tanto, los discípulos le insistían a Jesús:
—Rabí,
come algo.